NOTICIASPORTADA

Lluvias causan desplome de una vivienda e inundaciones en otras

Calles y avenidas volvieron a inundarse este jueves

Las lluvias de los últimos días causaron el desplome de una vivienda en el sector El Edén, en el municipio Santo Domingo Norte de la provincia Santo Domingo, sin víctimas humanas, así como inundaciones de viviendas en Los Girasoles por la crecida de una cañada.

También, la suspensión de la docencia en el Liceo San Pablo Apóstol de Cristo Rey, Distrito Nacional, por penetración de agua a los cursos y anegamiento de calles y avenidas.

Los aguaceros hicieron desbordar la cañada de Los Girasoles e inundaron unas 45 viviendas. La alcaldesa Carolina Mejía estuvo desde las primeras horas en el lugar y llevó alimentos, zinc y otros materiales para ayudar a las familias, cuyos trabajos son coordinados por el Ministerio Administrativo de la Presidencia.

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd) se encargó de drenar la cañada, donde se hacen instalaciones de tuberías desde hace meses. Hasta ahora no ha sido necesario albergar personas por la situación, pero las autoridades se mantienen vigilantes.

En el sector El Edén, en Villa Mella, la casa de César Morillo, se desplomó por efecto de saturación del suelo por las lluvias y aunque no hubo daños humanos, la vivienda está inservible. La casa de concreto fue construida cerca de una cañada y en un espacio que aparenta ser área verde.

Indicó que frente a la vivienda había una grieta que hace mucho reportó a las autoridades y no se hizo nada y afirmó que las lluvias hicieron que colapsara el terreno y afectare la vivienda donde vivía con sus dos hijos y su esposa, que ahora están en casa de un vecino.

En Guaricano, Santo Domingo Norte, la cañada Los Platanitos, o la Laguna de Pablito, se desbordó y penetró a algunas de las viviendas más cercanas. Los moradores tienen dificultades para salir y entrar a sus moradas por el charco que se ha formado.

Francisco Bautista Belén, presidente de la Junta de Vecinos Nueva Isabela Los Platanito, dijo que se ha tratado de resolver la situación junto al ayuntamiento que les facilitó una brigada de dos ingenieros y 14 trabajadores para limpiar un tramo, pero que en otra parte no se ha trabajado.

En el liceo parroquial San Pablo Apóstol y la escuela básica del mismo nombre, de Cristo Rey, no hubo docencia ayer jueves y posiblemente tampoco este viernes por la cantidad de agua que ha penetrado a las aulas y al patio, además de las filtraciones en los cursos que destruye la pintura y se convierte en un polvo que afecta la salud de los estudiantes.

Alrededor de 1,400 estudiantes utilizan el plantel en horas de la mañana y la tarde. El religioso José Luis Hernández informó que hace dos años las autoridades colocaron unas lonas para evitar las filtraciones, por que el problema no se ha solucionado.

Las lluvias se acumulan en el patio y penetran con facilidad a los cursos del primer nivel, afectando a los estudiantes y profesores.

La Calle C-8 de Villa Duarte, próximo a la avenida España, estaba intransitable en las primeras horas del jueves, debido al charco que cubría un área de unos 150 metros.

También la avenida Jacobo Majluta tenía tramos con mucha agua, al igual que la calle Doctor Defilló en Los Prados.

Los acueductos:

Con relación a los aportes de las lluvias a los caudales de los sistemas de abastecimiento de agua potable en el Gran Santo Domingo, las precipitaciones aportaron 11 millones de galones más por día, alcanzando los 416 millones de galones diarios.

De acuerdo con la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd)  el río Nizao ha recibido poca agua producto de las lluvias. Igual ocurrió con los acueductos Duey e Isa Mana que no recibieron lluvias muchas lluvias. Los mayores aportes han sido por las presas Jigüey y Valdesia, que aumentaron ligeramente su caudal.

Sacan de servicio acueducto

La Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Plata (Coraapplata) sacó de operación el acueducto que suple de agua potable a esa demarcación, por el alto grado de turbidez del mineral, causado por las últimas crecidas en el río Yásica.

Oliver Nazario Brugal, director general de la institución acuífera, explicó que el objetivo de la medida es evitar daños a los 11 motores de la obra de toma en el paraje Madre Vieja en Sosúa.

Indicó que dichos equipos eléctricos están valorados en más de cinco millones de pesos cada uno y deben ser preservados ante la arenilla que arrastra el caudal desbordado.

«Trabajamos arduamente en el desmonte de bombas de impulsión para llevar el servicio a la población, pero no podemos con las inclemencias naturales y el poder de Dios», subrayó el servidor público.

El cierre del acueducto ha afectado de manera significativa el suministro de agua potable en esa jurisdicción.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: